POEMA

LA MUERTE DE WALDINO Y CARMELO – HISTORIA DE UNA TRAICIÓN

El otoño en hojas,
tira mortajas,
traicioneros rayos
la luna clara.

Y ya su condena
cabalgan hombres,
puntas de tacuaras
que llevan nombres.

Manos asesinas
buscan historia,
ocultan crueldad
entre las sombras.

Dos serán las muertes
innecesarias,
dos serán las viudas,
dos las plegarias.

Y será Waldino,
luego Carmelo,
los dos elegidos
por el acero.

Y fue don Carmelo
antes Waldino,
los dos elegidos
por asesinos

Robusta la muerte
sube del suelo,
cubriendo su manto
todo mi cielo.

Mi pueblo que llora
lágrimas secas,
por la piel cubierta
con sangre fresca.

Claman las mañanas
por sus hermanos,
por esos valientes
asesinados.

Y la tierra se abre
como buscando,
a terrible pena
de sepultarlos.

Y se queja el verde
con voz de trueno,
pues van con el negro
todos los muertos.

Concordia ya tiene
sus dos razones,
para ver vergüenza
entre sus hombres

ALCIDES PADRON 1997